Evo Banco, Lazarus, Sintray y Santalucía opinan sobre Ciberseguridad

  • El debate se ha centrado en la necesidad creciente de llevar a cabo medidas en materia de ciberseguridad que no entorpezcan la experiencia de cliente

  • Debido al aumento del fraude en Internet, la protección de identidad y la seguridad informática se han convertido en servicios de extrema relevancia

¿Quién no ha visto recientemente alguna noticia sobre el hackeo a una base de datos, timos online, ofertas falsas, suplantación de identidad…? Con el fin de profundizar sobre la importancia de proteger la identidad del consumidor conectado se han reunido hoy un grupo de expertos convocados por Affinion, quien recientemente ha lanzado a nivel global una innovadora solución de protección de identidad.

El encuentro se ha centrado en debatir sobre el desafío al que se enfrentan las compañías en materia de ciberseguridad y en cómo proteger la identidad de sus distintos segmentos de clientes. El debate ha sido moderado por Eduardo Esparza, Country Manager de Affinion España. Le han acompañado Paz Comesaña, Directora de Marketing y Desarrollo de Clientes de Evo Banco; Manuel Huerta, CEO de Lazarus; Eduvigis Ortiz, Partner de Sintray, y Marta del Val, Directora de Marketing de Santa Lucía.

Eduardo Esparza ha puesto de relieve que vivimos en un mundo hiperconectado que expone al consumidor a constantes ataques contra su identidad. Debido al aumento del fraude en Internet, la protección de identidad y la cibeseguridad, como concepto global, se han convertido en servicios de extrema relevancia. Pero esta amenaza puede convertirse en oportunidad si las compañías conectan con sus públicos para que tomen consciencia en materia de protección de identidad y así generar la confianza necesaria para fidelizarlos y convertirlos en prescriptores y defensores de las marcas. Porque “un cliente satisfecho es la red de comerciales más potente que tiene hoy en día cualquier mercado”.

Uno de los temas principales abordados en este encuentro de expertos ha sido el peligro que acecha a las empresas en materia de reputación, privacidad y generación de confianza. Paz Comesaña ha explicado que, como banco digital que son, viven de la confianza que ponen en ellos sus clientes. “El concepto de caja fuerte se ha trasladado al mundo digital, y nuestro reto consiste en que la labor de nuestro equipo de seguridad no nos estropee la experiencia de cliente; es decir, que no sea consciente de las medidas que se llevan a cabo, sino que se haga de manera líquida, facilitando el negocio”.

En relación al famoso ataque protagonizado por WannaCry, Manuel Huerta ha afirmado que aquel fenómeno ha provocado que “todas las compañías duden sobre cuándo van a sufrir un ciberataque, pero saben con certeza que se va a producir”. Además ha querido puntualizar que “el usuario es el punto más débil de toda la cadena” y que “aunque no compre sigue teniendo mucho valor”. Las medidas de ciberseguridad se inician en el espacio, luego pasan por el terreno militar y, finalmente, se van capilarizando a través del tejido empresarial hasta que llegan al usuario. “Los medios de comunicación nos llevan a pensar que el problema está fuera de la empresa, pero en un tejido empresarial como el de España, con un porcentaje tan elevado de pymes, el problema está dentro de la empresa y toda precaución es poca”.

Para Eduvigis Ortiz la solución pasa por utilizar el sentido común para mantenernos alerta, ya que “la protección total no existe y la seguridad es una percepción”. Además ha querido señalar la importante labor que realizan los medios de comunicación. “Asistimos todas las semanas a mesas redondas y foros sobre ciberseguridad y los medios de comunicación tienen que tener un papel más activo para que pasemos de ser inconscientes digitales a personas alerta ante nuevas y constantes amenazas”. También ha aprovechado para romper una lanza en favor del Gobierno de España, destacando la importante labor que realiza INCIBE, el Instituto Nacional de Ciberseguridad.

Por su parte, Marta del Val, Directora de Marketing de Santa Lucía ha confirmado que las empresas de seguros se deben preocupar de prevenir estos riesgos con consejos básicos, ya que “las personas de a pie no son conscientes de ellos”. “Hay que sensibilizar a los consumidores a través de la comunicación eficaz y acciones de marketing”. La primera campaña del Ministerio de Economía en materia de ciberseguridad se lanzó en 2006, pero “han pasado ya once años y todavía seguimos igual. Tenemos que ser capaces de abrir la mente de los usuarios”.