SOS Cibercrimen

Cómo fortalecer la confianza de tus clientes protegiéndoles de las amenazas online

El uso cada vez mayor de Internet y los dispositivos conectados pone a las personas en riesgo de convertirse en objetivos de ciberdelincuentes. Pero, ¿cómo de preocupadas están las personas por las amenazas cibernéticas? ¿Se sienten capaces de protegerse por si mismas? ¿Juegan las empresas un papel importante a la hora de proteger a sus clientes de las amenazas cibernéticas y sus consecuencias? Y al hacerlo, ¿pueden construir relaciones más sólidas y aumentar la confianza, la lealtad y el compromiso?

Nuestra última investigación, que abarca 12 países y 13.000 encuestados, proporciona las respuestas.

Principales conclusiones del estudio

La preocupación es alta

La preocupación de los consumidores y la conciencia sobre la ciberdelincuencia es alta y está aumentando. Ahora supera otras formas de crimen, incluyendo delitos físicos y de propiedad.

La confianza es baja

Los consumidores carecen de la confianza para poder prevenir la ciberdelincuencia, detectar si están en riesgo o resolver las consecuencias en caso de ser víctimas.

De proveedor a protector

Existe una oportunidad para que las empresas ayuden a los clientes a proteger mejor su identidad y sus datos, y brindar apoyo de resolución en caso de que sufran un delito informático.

Mejora la percepción de marca

Las empresas que ayudan a sus clientes con problemas de delitos informáticos experimentan un aumento en la percepción de la marca

Genera diferenciación

Es más probable que los clientes contraten un producto o servicio financiero, asegurador o de telefonía si en ellos se incluyen servicios de ciberseguridad